Santo Domingo, República Dominicana • Martes 25 de Junio, 2024
viernes 19 abril, 2024

Guerra de intereses: China obliga a Apple retirar WhatsApp y Telegram de la App Store

Más adelante, con el Gobierno de Biden, Estados Unidos prohibió en 2022 la importación de servicios de telecomunicaciones de media docena de empresas chinas, entre las que se incluían Huawei y ZTE, por ser consideradas un «riesgo para la seguridad nacional».

Redacción.- Apple ha retirado este viernes de su tienda App Store en China las redes sociales de WhatsApp, Threads, Telegram y Signal. Se trata de una orden del Gobierno chino basada en posibles riesgos de seguridad nacional. En concreto, por la Administración del Ciberespacio de China que ha determinado que hay un conjunto de apps que generan preocupación sobre la seguridad del país.

Las aplicaciones afectadas por esta orden y, por tanto, han tenido que ser eliminadas de la App Store en China, son las plataformas de ‘microblogging’ Threads y de mensajería instantánea WhatsApp, ambas propiedad de la compañía estadounidense Meta. Igualmente, también han sido eliminadas las aplicaciones de mensajería basadas en la privacidad de sus conversaciones, Telegram y Signal, que también tiene su sede en Estados Unidos.

Según declaraciones de fuentes conocedoras de este asunto a las que ha tenido acceso The New York Times, el Gobierno de China ordenó el cese de las aplicaciones de mensajería en los dispositivos de Apple tras encontrar contenido relacionado con su presidente, Xi Jinping, en WhatsApp y Threads.

En concreto, según han explicado, el contenido compartido en dichas apps violaba las leyes de ciberseguridad del país, ya que se trataban temas incendiarios que podían causar agitación entre los usuarios, en relación con el presidente de China, aunque no se han compartido más detalles.

Desconfianza mutua
La orden se enmarca en un contexto en el que tanto Estados Unidos como China están inmersos en algunos conflictos relacionados con las dudas para la seguridad nacional que plantea el uso de sus tecnologías y servicios digitales en el país contrario.

Ya en el año 2010, China puso dificultades para operar a empresas estadounidenses como Google y Apple, dadas las políticas de supervisión del uso de Internet del país, que han llevado, asimismo, a la retirada de servicios VPN de sus tiendas digitales y incluso problemas con la extensión en este país de los sistemas de pago propios. Más recientemente, el Gobierno chino prohibió en septiembre del año pasado a sus funcionarios que utilizaran un iPhone, en un intento por reducir la exposición al país rival.

Del lado de Estados Unidos, las empresas de este país tuvieron que cesar sus colaboraciones con Huawei después de que en 2019, el entonces presidente, Donald Trump, la incluyera en la lista negra de empresas que pueden supone un riesgo a la seguridad nacional, y que un año después extendiera la prohibición a la adquisición y utilización de dispositivos elaborados por compañía tecnológicas extranjeras, como Huawei y ZTE.

Más adelante, con el Gobierno de Biden, Estados Unidos prohibió en 2022 la importación de servicios de telecomunicaciones de media docena de empresas chinas, entre las que se incluían Huawei y ZTE, por ser consideradas un «riesgo para la seguridad nacional».

Estas empresas ya fueron incluidas en 2021 en la lista de la Comisión Federal de Comunicaciones (FCC), donde fueron catalogadas como un «riesgo inaceptable» para la seguridad nacional del país estadounidense, junto a otras de equipos de radio y videovigilancia.

En el caso concreto de las redes sociales, Estados Unidos ha tomado medidas para prohibir el uso de la plataforma TikTok, propiedad de ByteDance, en el país. De hecho, durante el mes de marzo, la Cámara de Representantes de Estados Unidos y el Comercio de la Cámara de Representantes aprobaron de forma unánime un proyecto de ley para prohibir la red social. Esta ley obligaría a ByteDance a vender TikTok en el plazo de un año.

Igualmente en China, la Administración del Ciberespacio del país asiático también ha bloqueado aplicaciones de empresas estadounidenses anteriormente, como es el caso de las redes sociales Facebook o Instagram (propiedad de Meta).

 

 

Por La Redacción
Fuente: The Objective