Santo Domingo, República Dominicana • Jueves 22 de Febrero, 2024
martes 15 marzo, 2022

Lo que dice Guido: “Miguel Vargas debe estar riéndose con las muelas de atrás”

Para Gómez Mazara lo lamentable es que dirigentes insertados en el gobierno del llamado “Cambio”, se resistan a escuchar el clamor y el derecho de las bases, y que estas tengan o se vean obligadas a defender sus derechos, ya adquiridos, en los tribunales.

Santo Domingo.- Guido Gómez Mazara afirmó este martes que el presidente del Partido Revolucionario Dominicano (PRD), Miguel Vargas Maldonado debe estar riéndose con las muelas de atrás al contemplar cómo aquellos que antes lo acusaban de implementar prácticas dictatoriales y antidemocráticas, hoy se constituyen en sus más conspicuas y consistentes copias.

Gómez Mazara dirigente del Partido Revolucionario Moderno (PRM), dijo sentirse más que extrañado que haya gente que considere, sin ruborizarse en lo más mínimo, que antes era malo quitarles el derecho a votar las bases cuando lo hacía Miguel Vargas, pero que hoy esa misma práctica, aborrecible, puede estar correcta.

“Lo bueno es que la sociedad dominicana ha cambiado a una velocidad que mucha gente aún no se ha dado cuenta y hoy observa tranquilamente a esos dirigentes, y sabrá cómo pasarles la factura correspondiente”, dijo el dirigente político.

A juicio de Gómez Mazara, quien también es abogado, muchos dirigentes de su partido no han cambiado a la velocidad que ha cambiado la sociedad. Y están actuando a un ritmo más lento, a un ritmo que reproduce las más abyectas y despreciables actitudes y posiciones políticas del pasado.

“Democracia y mayoría no son simples palabras para que los políticos se llenen la boca o adornen sus discursos, deben ser normas prácticas y cotidianas, que rijan la vida política de quienes dicen llamarse líderes, dirigentes de cierta estatura.

Para Gómez Mazara lo lamentable es que dirigentes insertados en el gobierno del llamado “Cambio”, se resistan a escuchar el clamor y el derecho de las bases, y que estas tengan o se vean obligadas a defender sus derechos, ya adquiridos, en los tribunales.