Santo Domingo, República Dominicana • Sábado 20 de Julio, 2024
miércoles 26 octubre, 2022

Abogan por mayor inclusión femenina en procesos electorales

“Desde el PNUD creemos firmemente que cuando las mujeres lideran y participan en igualdad de condiciones, los países prosperan y toda la sociedad se beneficia, porque sin igualdad de género no hay desarrollo sostenible”, apuntó Mattila.

Santo Domingo.- La Junta Central Electoral (JCE) junto al Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), el Fondo de Población de las Naciones Unidas (UNFPA), el Ministerio de la Mujer y el Centro de Investigación para la Acción Femenina (CIPAF) realizaron la conferencia “Liderazgo Político de las Mujeres en los Procesos Electorales”.

El acto estuvo a cargo de la exprimera vicepresidenta de la República de Costa Rica, Epsy Campbell, como parte de las acciones desarrolladas para contribuir con el fortalecimiento y la participación política de las mujeres.

El presidente de la JCE, Román Jáquez Liranzo; la representante del PNUD en el país, Inka Mattila; y la ministra de la Mujer, Mayra Jiménez, resaltaron en las palabras de bienvenida las acciones que buscan motivar la participación política de las mujeres y propiciar espacios para el desarrollo de su liderazgo en este contexto.

El escenario fue propicio para que Jáquez Liranzo resaltara que la JCE ponderó en la propuesta de reforma electoral la paridad para la presentación de candidatos y candidatas en todos los puestos de elección popular, estableciendo un 50/50 de mujeres y hombres, en consonancia con el mandato constitucional.

“A pesar de contar con un rico marco constitucional, que avala una participación equilibrada entre hombres y mujeres, aún persisten en la República Dominicana y la región importantes desafíos que cuestionan la calidad de nuestros sistemas políticos y evidencian la necesidad de fortalecer la garantía de los derechos políticos y electorales, principalmente de las mujeres”, apuntó Jáquez Liranzo, quien abogó que “la igualdad entre mujeres y hombres no sea un mero discurso, sino un compromiso”.

En tanto que Inka Mattila, representante residente del PNUD anunció que este año la República Dominicana se suma a la iniciativa regional ATENEA del PNUD, ONUMujeres e IDEA Internacional, mediante la cual iniciarán el desarrollo del Índice de Paridad Política, un instrumento que permite medir el ejercicio real de los derechos políticos de las mujeres en República Dominicana y a un nivel comparativo regional, el cual se realizará en un esfuerzo conjunto con la Junta Central Electoral, el Tribunal Superior Electoral y el Ministerio de la Mujer.

“Desde el PNUD creemos firmemente que cuando las mujeres lideran y participan en igualdad de condiciones, los países prosperan y toda la sociedad se beneficia, porque sin igualdad de género no hay desarrollo sostenible”, apuntó Mattila.

En su intervención, la ministra de la Mujer, Mayra Jiménez, sostuvo que redistribuir el poder político es la única garantía que tienen las sociedades para avanzar y dar el salto cualitativo hacia una nueva humanidad y hacia modelos de vida y desarrollo más sustentables.

“Las evidencias muestran que cuando el ejercicio del poder y la política se fundamentan en la igualdad, las sociedades logran profundas transformaciones en la cultura, en las prácticas institucionales y en el cierre de las brechas que afectan el desarrollo humano y el progreso de las mujeres", señaló Jiménez.

Campbell aboga por una democracia paritaria
Al iniciar la conferencia “Liderazgo Político de las Mujeres en los Procesos Electorales”, la exvicepresidenta de Costa Rica, Epsy Campbell, felicitó al país por poner sobre la mesa el debate de la paridad y el objetivo de alcanzar la misma, el cual dijo, es un desafío fundamental de la igualdad, la democracia y la Agenda 2030.

Expresó que el objetivo es garantizar y generar los elementos para confluir en el proceso de República Dominicana para garantizar una participación paritaria de las mujeres, al apuntar que lo que se persigue es lograr una democracia absolutamente sólida que debe ser intercultural y equitativa, donde la fotografía del poder refleje a los y las habitantes que quiere representar.

Campbell también manifestó que estos son tiempos desafiantes en los que la pandemia de covid-19 dejó al descubierto la desigualdad y nos colocó ante una realidad económica postcovid que acentuó la condición de vulnerabilidad de muchos sectores, expulsando primero a las mujeres de los puestos de trabajo, quienes, además, suelen ser las últimas en ser contratadas.

En este sentido, los hallazgos de la Segunda encuesta sobre el impacto socioeconómico de la COVID-19, impulsada por el Sistema de las Naciones Unidas con el liderazgo de UNFPA, PNUD, ONUSIDA, UNICEF y OIM, 51.2% de los hogares encuestados tienen jefatura femenina y en el 12.2% de estos, donde la mujer es la principal generadora de ingresos, hubo una pérdida de empleo permanente por COVID-19 y un 30.2% reportó una disminución significativa de los ingresos.

“Evidentemente está la esperanza de que tenemos un compromiso global en donde nos propusimos 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible; por cierto, el quinto ODS relacionado con la igualdad de género, las oportunidades iguales para las mujeres”, agregó quien fue la primera mujer afrodescendiente en ser vicepresidenta de Costa Rica.