Santo Domingo, República Dominicana • Martes 18 de Junio, 2019

Huawei arremete contra EE.UU. por infundir miedo sobre seguridad

La hija del multimillonario fundador de la compañía, Ren Zhengfei, ahora enfrenta la extradición en un caso que provocó una disputa diplomática, congeló los viajes a China y exacerbó los temores de que Pekín pueda emplear sus redes para el espionaje, algo que Huawei siempre ha negado.

Redacción.- El presidente rotativo de Huawei Technologies Co., en sus primeros comentarios públicos desde la detención de su directora financiera, advirtió que poner a la empresa china en una lista negra sin pruebas solo perjudicará la industria y afectará la llegada de futuras tecnologías inalámbricas en todo el mundo.

La compañía atacó a Estados Unidos y sus aliados el martes durante su primer evento de prensa desde que la directora financiera, Meng Wanzhou, fue detenida en Canadá acusada de cometer fraude bancario para violar las sanciones contra Irán.

La hija del multimillonario fundador de la compañía, Ren Zhengfei, ahora enfrenta la extradición en un caso que provocó una disputa diplomática, congeló los viajes a China y exacerbó los temores de que Pekín pueda emplear sus redes para el espionaje, algo que Huawei siempre ha negado.

La mayor compañía de tecnología de China por nivel de ventas se ha convertido rápidamente en el blanco de los temores de EE.UU. respecto del país asiático a medida que aumentan las tensiones entre las dos naciones más ricas del mundo.

En Europa, las empresas de comunicaciones y los principales clientes desde Orange SA a BT Group Plc y Deutsche Telekom AG han expresado su preocupación acerca de Huawei, lo que se suma a las prohibiciones existentes en Australia, Nueva Zelanda y EE.UU. Esa reacción sin precedentes llega en un momento crítico para una empresa con ambiciones de liderar el despliegue de la tecnología inalámbrica de quinta generación que se será utilizada en una gran cantidad de dispositivos desde teléfonos inteligentes a vehículos.

Si bien Huawei no se refirió al caso de Meng directamente, la empresa reiteró que se rige por el derecho internacional y confía en que la justicia llegará a una conclusión justa. En términos más generales, desafió a sus acusadores a presentar evidencia real de sus acusaciones sobre seguridad o, al menos, a mostrárselas a los clientes de Huawei.

“Algunos países en casos excepcionales adoptan un enfoque anormal. Toman las preocupaciones sobre la tecnología 5G, una cuestión técnica para la industria, y las convierten en una especulación sin fundamento apuntando a una compañía específica», señaló Ken Hu, uno de varios presidentes rotativos, a los periodistas en su centro de fabricación en la ciudad de Dongguán, el más grande con que cuenta la compañía en todo el mundo. “A pesar de los esfuerzos para generar miedo sobre Huawei y usar la política para interferir con el crecimiento de la industria, estamos orgullosos de decir que nuestros clientes continúan confiando en nosotros».

La detención de Meng fue considerada en el país como un ataque a una de las principales potencias corporativas de China. Mientras que Alibaba Group Holding Ltd. y Tencent Holdings Ltd. dominan los titulares gracias a su crecimiento y a sus fundadores multimillonarios de alto perfil, la compañía de Ren es, por lejos, la empresa de tecnología con mayor presencia internacional de China, con operaciones en África, Europa y Asia. Sus ambiciones incluyen inteligencia artificial, fabricación de chip y 5G inalámbrico.

Su último esfuerzo –un impulso masivo para ganar una posición prominente en el futuro de las comunicaciones móviles e internet– ha generado molestia en EE.UU. y es el blanco de los intentos estadounidenses por contener el ascenso chino.

Hu dijo que no ha visto un impacto inmediato en los negocios de Huawei derivado de las acusaciones contra Meng, y reafirmó que los ingresos de la compañía superarán los US$100.000 millones este año.

Pero EE.UU. ha estado presionando a los gobiernos durante meses para que bloqueen a Huawei de las redes de telecomunicaciones. “Esto no es poner el foco en cómo mejorar y perfeccionar la tecnología, sino que es especulación que apunta a empresas específicas por consideraciones políticas», señaló Hu.

El mayor escrutinio llega en un momento crítico para las ambiciones de Huawei en Europa, su segundo mercado más grande fuera de Asia. Las compañías telefónicas europeas se preparan para ordenar decenas de miles de millones de euros en equipos para redes 5G y Huawei lleva más de una década posicionándose para conseguir gran parte de ese trabajo.

Sin embargo, el panorama puede estar oscureciéndose para Huawei en dicho continente. Las autoridades y las empresas europeas, que en un principio tardaron en actuar ante las advertencias de EE.UU., se han distanciado cada vez más públicamente del proveedor de equipos. Incluso antes de la detención de Meng, Huawei había expresado frustración por la forma en que es percibida por los gobiernos. El caso más reciente fue en el Reino Unido, donde se considera que no es totalmente segura. El martes, Hu advirtió que bloquear a Huawei solo aumentará los costos generales y frenará infraestructura muy necesaria.

“Desde el punto de vista del costo de despliegue, será significativamente mayor y retrasará el tiempo de comercialización de las nuevas tecnologías», señaló.

En respuesta, Huawei está planeando una revisión de sus sistemas de software globales.

Está ofreciendo gastar al menos US$2.000 millones para transformar la manera en que diseña los softwares, en lugar de simplemente aplicar modificaciones esporádicas y soluciones en respuesta a demandas específicas de empresas y gobiernos. Ese trabajo continuará hasta que se resuelvan todas las preocupaciones de seguridad, según han dicho personas familiarizadas con el asunto.

La pregunta ahora es si EE.UU., que está preparando su caso contra Meng, también acusará a Huawei de tratar de evadir las sanciones, una medida que con el tiempo puede desencadenar el mismo tipo de suspensión sobre las compras de tecnología estadounidense que casi mató a su rival más pequeño ZTE Corp. Hu dijo que no haría comentarios sobre algo que aún no ha sucedido, pero enfatizó que Huawei lleva años diversificando una cadena de suministro que hoy en día abarca 13.000 socios e involucra más de US$70.000 millones en adquisiciones al año.

“Cuanto más global sea su cadena de suministro, más vulnerable podría ser», admitió Hu. Pero agregó: «Todos los países involucrados son interdependientes; si se obstruye algún enlace de esta cadena industrial, se perjudica el desarrollo de la economía global y la cadena de suministro de la industria en su conjunto».

 

Por La Redacción
Fuente: Bloomberg