Santo Domingo, República Dominicana • Jueves 19 de Julio, 2018

Apple lleva dos años de ventaja en la carrera por tecnología de sensores 3D

Cuando se lanzó el iPhone 5S con un botón de lectura de huellas digitales en septiembre de 2013, el mayor rival de Apple, Samsung, tardó hasta abril del año siguiente en presentar el suyo en el Galaxy S5, y otros le siguieron poco después.

Redacción.- La mayoría de los teléfonos Android tendrá que esperar hasta 2019 para emular los sensores de rasgos en 3D del sistema de seguridad Face ID de Apple, dijeron a Reuters tres grandes proveedores, lo que deja a Samsung y a otros rivales en desventaja con una tecnología que valdrá miles de millones de dólares en ingresos en los próximos años.

La creación de nuevas características para los 1.500 millones de teléfonos avanzados que se comercian al año ha centrado la batalla global por la cuota de mercado en la última década, a menudo liderada por Apple y su enorme presupuesto destinado a investigación y desarrollo.

Cuando se lanzó el iPhone 5S con un botón de lectura de huellas digitales en septiembre de 2013, el mayor rival de Apple, Samsung, tardó hasta abril del año siguiente en presentar el suyo en el Galaxy S5, y otros le siguieron poco después.

Se espera que la tecnología de sensores 3D mejore la próxima generación de teléfonos móviles, al permitir un reconocimiento facial preciso y un sistema de seguridad biométrico para realizar pagos, reconocimiento de gestos y experiencias inmersivas en juegos y compras.

La firma de análisis de tecnología Gartner proyecta para 2021 que un 40 por ciento de los teléfonos avanzados estarán equipados con cámaras 3D, que también pueden ser utilizadas para sistemas de realidad aumentada (RA), en la que los objetos digitales se mezclan con imágenes del mundo real.

“Esta clase de funcionalidad va a ser muy importante para la RA”, dijo Jon Erensen, analista de Gartner. “Creo que es algo en lo que no querrías quedarte atrás”, añadió.

RETRASO POR COMPONENTES
Según proveedores de piezas de teléfonos como Viavi Solutions Inc, Finisar Corp y Ams AG, los retrasos en el envío de componentes clave implicarán que la adopción masiva de la tecnología de sensores 3D no se producirá hasta el próximo año, más tarde de lo estimado anteriormente.

Eso significa que rivales chinos como Huawei, Xiaomi y otros podrían tener que esperar casi dos años para igualar en este campo a Apple, que lanzó el sistema Face ID en septiembre, cuando presentó su iPhone X.

En particular, los productores de equipos Android están teniendo dificultades para acceder a rayos láser VCSEL que detectan la profundidad de los elementos, una parte esencial de la tecnología Face ID de Apple.

“Va a llevarles mucho más tiempo a los clientes que tienen dispositivos que operan con Android, asegurar la capacidad en toda la cadena de suministro”, sostuvo Bill Ong, director senior de relación con inversores en Viavi, conocido como el principal proveedor de los filtros ópticos necesarios para los módulos de sensores 3D.

“Podríamos tener posiblemente la entrada de un segundo fabricante con sensores de tecnología 3D hacia finales de este año. (Pero) los volúmenes serían muy bajos. En 2019 claramente veremos al menos dos o más teléfonos avanzados de Android (con esta tecnología)”, añadió.

Ong declinó nombrar a la compañía que podría lanzar un teléfono Android con tecnología de reconocimiento facial 3D este año, pero dijo que Viavi estaba en conversaciones con todos los principales fabricantes de estos dispositivos avanzados para suministrarles filtros.

ASEGURAR PROVEEDORES
Algunos teléfonos Android con ciertos rasgos de sensores 3D han llegado al mercado en pequeñas cantidades, como el Asus ZenFone AR lanzado el año pasado, pero estos modelos no usan herramientas de reconocimiento facial como lo hace el iPhone X.

El esfuerzo de Apple por seguir desarrollando tecnología de última generación se ha visto reflejado más recientemente en su agresiva estrategia para conseguir la mayor cantidad de avances en áreas como el Face ID a las que puede acceder gracias a su enorme capacidad financiera.

El acuerdo por 390 millones de dólares que selló en diciembre el fabricante del iPhone para garantizar la provisión de rayos VCSEL de la firma Finisar es un ejemplo. Otro ejemplo son las conversaciones de la compañía de Cupertino con productores de cobalto para garantizar el suministro de baterías recargables de litio que usan sus dispositivos.

“Apple siempre está muy centrado en su cadena de suministro”, sostuvo Erensen de Gartner. “Cuando se trata de nuevas tecnologías como esta para sus nuevos teléfonos, esa es una de las formas en las que Apple puede ser realmente agresivo, diferenciándose y tomando ventaja de la posición que tiene en el mercado”, sostuvo.

Por La Redacción
Fuente: Sonam Rai y Stephen Nellis
Reuters

NOTICIAS RELACIONADAS