Santo Domingo, República Dominicana • Lunes 20 de Mayo, 2019

Max Puig afirma reeleccionistas endiosan al presidente Danilo Medina

Max Puig, entrevistado en “Tres a la semana”.
A juicio de Max Puig, República Dominicana tiene un elevado índice de crecimiento, pero también un alto índice de desigualdad social.

Santo Domingo.- Max Puig, presidente del Partido Alianza por la Democracia, afirmó que los auspiciadores de la reelección del presidente Danilo Medina han desarrollado un culto a la personalidad del gobernante, con un endiosamiento a su figura.

El abogado, sociólogo, politólogo y dirigente político manifestó que aunque el presidente Medina prometió referirse a la reelección en marzo, “realmente lo hizo en febrero”, con su discurso de rendición de cuentas ante la Asamblea Nacional, y según su criterio, es uno de los precandidatos a encabezar la boleta del PLD a las elecciones de 2020.

Entrevistado por los periodistas José Miguel Carrión y Daniel Candelario en el programa “Tres a la Semana”, que se difunde por Cinevisión, Canal 19, Puig indicó que la Junta Central Electoral ha ordenado la eliminación de las vallas que promueven aspiraciones políticas, “pero yo quiero ver que se empiece por las vallas del presidente de la República, quien es candidato a que se reforme la Constitución de la República”.

Dijo que no le cabe duda de que el presidente Medina intentará postularse a la Presidencia por cuarta vez, esta vez con la mira puesta en las elecciones presidenciales del año que viene.

El presidente del Partido Alianza por la Democracia se fundamenta en las afirmaciones de la hermana del mandatario, diputada Yomaira Medina, quien ha dicho que ella representa el cuerpo, la boca y los ojos del presidente.

Dijo que el llamado que hizo la hermana del presidente Medina a los empleados públicos, más que una exhortación a defender y apoyar la reelección, es un emplazamiento a los empleados estatales, bajo el argumento de que con otro candidato, ellos perderían sus empleos.

Afirmó que con lo que dijo el 27 de febrero ante la Asamblea Nacional y lo que están diciendo por él los grupos reeleccionistas, ya Danilo no tiene por qué referirse a la reelección presidencial, porque ya él decidió postularse nueva vez.

Agregó que legisladores, alcaldes y otros funcionarios están organizando actos reeleccionistas en Azua, Puerto Plata, Elías Piña, La Vega y otros puntos del país demuestran una clara actitud reeleccionista.

Max Puig, quien fue Senador de la República, afirmó que el gobierno forzará una reforma a la Constitución para posibilitar una nueva repostulación del presidente Medina, pero le advirtió que con ese parto forzado, la criatura podría nacer con graves daños y la República Dominicana, que sería la madre, sufriría mucho.

Agregó que hace apenas tres años se produjo la última reforma constitucional y legisladores dijeron con pelos y señales cuánto les habrían ofrecido para que apoyaran esa modificación a la Carta Magna.

Afirmó que la lucha por la democracia dominicana está a la orden del día, por más que nos preciemos de que aquí se vive en democracia.

Riquezas mal distribuidas
Dijo que aunque se han generado muchas riquezas, estas no han sido bien distribuidas, pues se concentrado en pocas manos, incentivando la pobreza.

A juicio de Max Puig, República Dominicana tiene un elevado índice de crecimiento, pero también un alto índice de desigualdad social.

“Yo diría que ha sido un desarrollo muy contradictorio, ha sido un desarrollo malo. Y este desarrollo ha creado toda suerte de conflictos y toda suerte de violencia”.

Puig consideró que ese crecimiento malo también ha generado una desestructuración de la familia.

Manifestó que hace 50 años, de cada diez dominicanos, tres vivían en las ciudades, pero ese fenómeno se ha invertido, y ahora, de cada diez dominicanos, apenas tres viven en el campo y el resto en las ciudades, engrosando de ese modo los cinturones de miseria.

Subrayó que sólo la provincia Santo Domingo cuenta ya con unos tres millones y medio de residentes. Afirmó que las inconductas que se dan en la clase dirigente y en los mandos a los más altos niveles también generan delincuencia entre nuestros jóvenes, que no tienen modelos ni reglas a seguir.

Se preguntó por qué la tasa de homicidios en República Dominicana es superior a la de Haití, España y otras naciones. Afirmó que aquí el ciudadano común no se siente en obligación de cumplir con las leyes y las reglas que norman una sociedad si los de arriba no lo hacen.

Consideró que el modelo actual está agotado, porque a pesar del crecimiento económico del país, es reproductor de la pobreza, tanto en el orden económico, social, político y ambiental.