Santo Domingo, República Dominicana • Lunes 20 de Septiembre, 2021

Video: venta de café y té en una esquina ha proporcionado sustento doña Celeste durante 16 años

Doña Celeste vende café para ganarse la vida.
También comenta que no solo la pandemia y la inseguridad era lo único que le afectaba, sino, que, en los últimos días diferentes productos de la canasta familiar presentan alzas, lo que le preocupa por su negocio ya que “ella es sola y de ahí es que se sostiene y la gente no quiere comprar”.

Santo Domingo.- Al llegar a la calle Eduardo Brito del sector Ensanche Espaillat, Distrito Nacional, podemos encontrar en una de sus esquinas a la señora Celeste Gómez de 70 años de edad, quien desde tempranas horas de la mañana vende café y el té a quienes transitan por allí.

Celeste vive en la calle Interior I de ese sector de donde sale a vender cada mañana su cafesito ´ y té, vive en casa alquilada, sola y cuenta que tiene 16 años en esa misma esquina buscando el pan de cada día para poder sostenerse y cubrir sus necesidades, sin embargo, cuenta que la venta ha bajado a causa de la pandemia de la COVID-19.

“Anteriormente al llegar las 12:00 del medio día ya yo había vendido casi el 100 % de mi venta, pero hoy en día a las 12:30 p.m., todavía no he vendido ni el 60 por ciento a consecuencia de esta pandemia que ha azotado al mundo”, expresa.

Sostiene que ha tenido que cambiar su estilo de vida, ya que anteriormente se levantaba a las 5:00 de la madrugada a colar su café y preparar el té, para salir a su rutina diaria a partir de las 7:00 de la mañana, por lo que, hoy se ve en la obligación de levantarse a las 6:00 a preparar todo para salir a partir de las 8:00 y es para ella cuesta arriba ya que no está acostumbrada.

“La gente no compra como antes, por el temor de no agarrar las cosas de otras manos y pensar que se pueden contagiar”, manifiesta Celeste.

Doña Celeste atiende cliente en su puesto de venta.

Doña Celeste atiende cliente en su puesto de venta.

Narra que al salir a vender en las mañanas solía ponerse muy contenta ya que donde está ubicado su negosito´ le queda al lado una ferretería, donde cada vez que entraba un cliente pasaba por donde ella primero a comprarle, realidad que la pandemia ha cambiado, ya que la gente no pasa con la frecuencia de antes.

“Hasta el propietario de la ferretería iba diario y me compraba suficiente té y café para los empleados, pero ya no es lo mismo”, señala.

A su vez, empleados de la Ferretería Casa del Herrero hablan muy bien de ella, “esa señora tiene muchos años vendiendo ahí y usted va y le dice que no tiene dinero que quieren un café o un té y ella muy sonriente le dice que vengan que le pagan después, a pesar de sus necesidades ella es muy social y atenta con sus clientes, todos nosotros la cuidamos en esa esquina”, afirma José Beltre uno de los empleados de ese establecimiento.

En la otra esquina de la calle se encuentra el señor Juan Emilio Ramírez, propietario de una sastrería, quien comenta que a pesar de que la señora Celeste tiene todos esos años vendiendo su café y té, es muy atenta y sobre todo muy limpia, pero que por culpa de la pandemia ha tenido que dejar de comprarle.

Inseguridad
“Otra de las razones por la que tengo un poco de temor en salir de mi casa a temprana hora de la mañana a vender, es la inseguridad que hay en el sector, la delincuencia está acabando a todos, cuando tu viene a ver se para un motor y tú crees que es a comprarte algo y es a quitarte lo poco que tú has vendido”, denuncia Gómez.

También comenta que no solo la pandemia y la inseguridad era lo único que le afectaba, sino, que, en los últimos días diferentes productos de la canasta familiar presentan alzas, lo que le preocupa por su negocio ya que “ella es sola y de ahí es que se sostiene y la gente no quiere comprar”.

“Me siento preocupada por la situación que estamos enfrentando, ya que yo tengo que pagar casa mensual, buscar mercancía, cubrir todas mis necesidades y el dinero no me alcanza, tengo que ingeniármela para salir adelante”, apunta Celeste.

 

Por La Redacción
Colaboración: Katia Olaverria
eXtradigital.com.do

 

 

 

APOYA EL PERIODISMO INDEPENDIENTE

Si llegaste hasta acá… es porque te interesa la información rigurosa más allá del bombardeo informativo cotidiano.

Sin embargo, las noticias están bajo amenaza.

Hoy el sector comunicación enfrenta un desafío existencial sin precedentes: los ingresos publicitarios siguen cayendo estrepitosamente. Necesitamos de su ayuda.

Por años Extra Digital ha mantenido su libertad editorial siendo testigos de la desintegración de otros medios, el auge de informaciones erróneas, la competencia tecnológica y el ablandamiento de voces independientes.

La independencia significa para Extra Digital establecer su propia agenda y criterio informativo: libre de prejuicios comerciales y político, si como tampoco estar influenciados por propietarios o accionistas multimillonarios.

Su apoyo financiero significa que podremos seguir ofreciendo un periodismo de calidad y abierto.

Cada contribución cuenta, grande o pequeña, para nosotros es muy valiosa.

Apoya a Extra Digital y al Grupo Informativo Dominicano, SRL., depositando desde RD$200.00, solo le llevará un minuto. Muchas gracias.

Cuentas: Grupo Informativo Dominicano, SRL.

Banreservas: No. 8100005298
Scotiabank: No. 77575885