Santo Domingo, República Dominicana • Jueves 23 de Mayo, 2024
miércoles 15 mayo, 2024

Secuestra y viola a su hija durante 24 años, sin embargo, ahora podría quedar libre

El traslado podría tener lugar en dos semanas y una nueva apelación de la fiscalía es improbable, según ella.

Redacción.- La justicia confirmó el martes que se podía transferir al incestuoso austríaco Josef Fritzl a un régimen de detención clásico, previo a una solicitud de libertad condicional, considerando que, con 89 años, ya no plantea ningún peligro.

“Debido a la progresión de la demencia y a la degradación física, los trastornos de la personalidad que habían requerido el encarcelamiento del detenido en una unidad psiquiátrica de alta seguridad ya no existen”, dictaminó el tribunal regional de Krems, ciudad a unos 80 km de Viena donde está encarcelado. 

“Su peligrosidad se redujo y es improbable que cometa actos con consecuencias graves”, añade el órgano jurisdiccional en un comunicado.

Esto confirma la decisión inicial adoptada a finales de enero pero que había sido suspendida por el Tribunal de Apelación de Viena. 

Su abogada Astrid Wagner saludó “un gran éxito”.

El traslado podría tener lugar en dos semanas y una nueva apelación de la fiscalía es improbable, según ella.

A continuación se presentará una solicitud de libertad condicional para que Fritzl pueda salir de prisión el próximo año, precisó a la AFP. 

Condenado a cadena perpetua en marzo de 2009, este electricista fue detenido un año antes, tras la hospitalización de uno de los siete hijos nacidos de la relación incestuosa que tuvo con su hija Elisabeth Fritzl. 

Esta última fue secuestrada y violada de 1984 a 2008 en un bunker situado en el sótano de la propiedad familiar en Amstetten.

Durante todos estos años Fritzl siguió viviendo en el pabellón con su esposa, Rosemarie, cuyos jueces concluyeron que nunca supo nada, convencida de que su hija se había unido a una secta. 

Fue declarado culpable de incesto, secuestro, lesiones graves y 3.000 violaciones, así como del asesinato por negligencia de uno de los niños poco después de su nacimiento.

Elisabeth Fritzl, de 58 años, y sus hijos se mudaron a un lugar secreto bajo un nuevo nombre para intentar reconstruir su vida de forma anónima.

 

 

Por La Redacción
Fuente: SWI

 

Escribe tu comentario:

NOTICIAS RELACIONADAS