Santo Domingo, República Dominicana • Domingo 19 de Mayo, 2024
martes 25 septiembre, 2018

Guardia Civil sospecha de que hija fallecida de la dominicana Ana Julia Quezada pudo ser su primera víctima

Ana Julia Quezada, dominicana acusada de la muerte del niño Gabriel Cruz.
El pasado domingo Ana Julia volvía a estar en boca de todos después de que el programa Expediente Marlasca, de La Sexta, desvelase una conversación que mantuvo consigo misma mientras trasladaba el cuerpo del hijo de su anterior pareja.

Redacción.- Mientras la dominicana Ana Julia Quezada, la autora confesa de la muerte del niño Gabriel Cruz espera en prisión a que sea juzgada por ello, su nombre ha vuelto a saltar a los titulares de prensa tras desvelarse parte del contenido de las grabaciones realizadas por la Guardia Civil y por la sospecha de los agentes de que pudo “segar la vida” de su primera hija.

Así lo revela un informe de la Benemérita al que ha tenido acceso El Periódico y que forma parte de la documentación de la investigación por la muerte de Gabriel Cruz.

El pasado domingo Ana Julia volvía a estar en boca de todos después de que el programa Expediente Marlasca, de La Sexta, desvelase una conversación que mantuvo consigo misma mientras trasladaba el cuerpo del hijo de su anterior pareja.

Según revela el programa, la Guardia Civil sospechaba de ella días antes de su detención. Su comportamiento, la pérdida de dos teléfonos y el hallazgo de la camiseta llamaron la atención de los investigadores.

Así, antes de ser detenida mientras trasladaba el cadáver de Gabriel en el maletero del coche, los agentes le colocaron micrófonos. Fue el del coche el que registró unas palabras de la propia Ana Julia que, hablando sola, decía: “¿Dónde lo puedo llevar yo? No, no puedo… ¿No quieren un pez? Le voy a hacer un pez… mis cojones”.

Con estas palabras, que dan muestra de su carácter, aún resonando, este lunes El Periódico publicaba las sospechas de la Guardia Civil de que la muerte de su primera hija no fuese accidental como se creyó en su momento.

El informe al que ha tenido acceso el diario catalán así lo atestigua.

Este fue realizado tras la confesión del crimen de Gabriel y una nueva investigación de las circunstancias del fallecimiento de la pequeña han hecho “ahondar en la hipótesis de que fuera la propia Ana Julia la que segara la vida de aquella menor”.

Cuando ocurrieron los hechos, en 1996, el caso fue cerrado como un accidente. Ridelca, como se llamaba la pequeña de cuatro años, había llegado unos meses antes a España, en las Navidades de 1995, para vivir con su madre, el marido de esta y su hermana, aún bebé. Era hija de Ana Julia, de una relación anterior, y se había criado con su abuela.

Solo llevaba unos meses viviendo en Burgos cuando una noche se precipitó por la ventana de la casa, en un séptimo piso, falleciendo. La versión de su madre entonces fue que la pequeña sufría episodios de sonambulismo y que esa era la causa por la que había caído por la ventana.

Su pareja en aquel momento ha reconocido que en el tiempo que convivieron la niña no mostró ninguna muestra de ello y que días después del accidente ella le comentó que se había encontrado a la menor subida a la ventana. Entonces él le preguntó por qué no se lo había dicho, ya que podrían haber puesto medios para evitar la tragedia. Su respuesta fue que creyó que con regañarla sería suficiente.

Ahora, el informe de la Guardia Civil que forma parte del sumario del caso por la muerte de Gabriel Cruz apunta a que hay “indicios” de que la muerte de Ridelca no fuese accidental.

En el texto, como explica El Periódico, se señala “la dificultad de que una niña de solo cuatro años en estado de sonambulismo, que nunca había padecido, se precipitara desde un edificio”.

Para que los hechos se produjesen según la versión de la dominicana Ana Julia, que en su día no pudo ser interrogada por el estado en el que se encontraba tras la muerte de su hija mayor, la pequeña tuvo que ser capaz de subir a una mesa, abrir una ventana con doble cristal y después salir por ella.

 

Por La Redacción
Fuente: M. J. Arias
Yahoo Noticias