Santo Domingo, República Dominicana • Jueves 25 de Julio, 2024
domingo 12 mayo, 2024

Día de la Madre en Ucrania: la primera dama revela el drama que viven las mujeres en guerra Avatar Infobae

Más de 19.000 de nuestros niños se encuentran cautivos en Rusia. Sus familias están atormentadas por la incertidumbre.

Redacción. - Renat, de seis años, y Varvara, de 10, vivían en Mariupol, la ciudad borrada de la faz de la Tierra por los bombardeos rusos, cuando fueron enviados a un orfanato en Rusia. Fueron arrancados de su madre, que había sido detenida.

Desesperada, la abuela de Renat y Varvara llamó a cada puerta, buscó cada centímetro de tierra para encontrar a sus seres queridos desaparecidos.

Si bien su madre finalmente fue devuelta a Ucrania mediante un intercambio de prisioneros, la abuela necesitó nueve meses y la ayuda de las autoridades ucranianas para traer de regreso a sus nietos. Incluso cruzó las líneas enemigas para rescatarlos.

¿Qué sintió su mamá durante esos meses? ¿Qué sintieron los niños mientras la abuela perseveraba para reunir a la familia?

Esta es la historia de las mujeres de Ucrania en este momento. Más de 19.000 de nuestros niños se encuentran cautivos en Rusia. Sus familias están atormentadas por la incertidumbre.

Desde el comienzo de la brutal invasión rusa a gran escala, las madres de Ucrania (como cuidadoras, socorristas, médicas, soldados y sostén de la familia) han luchado por la supervivencia de sus familias y de su país. Son parte de una lucha por la supervivencia del orden mundial democrático.

Es una historia apropiada para contar en el Día de la Madre, cuando hay un mensaje importante que estoy dispuesta a gritar en voz alta: “Necesitamos la ayuda del mundo entero para liberar a estos niños”. Una madre ucraniana puede ser impotente, pero miles y millones de nosotros, unidos, podemos lograrlo.

Algunas madres en Ucrania han convertido su dolor en acción. Cuando el hijo de Natalya Makovetska fue asesinado en el frente, ella misma se unió al ejército. Hay más de 60.000 mujeres en el ejército ucraniano, aunque el alistamiento es voluntario para las mujeres.

Otras madres están ampliando sus familias para proteger a los niños que han perdido a sus propios padres y hogares. Tetiana Yurychko ha acogido a 10 niños, entre ellos Bohdan, de 3 años. No es fácil ser madre adoptiva en tiempos de guerra. No es fácil llevar a tantos niños al refugio antiaéreo cada vez que suenan las sirenas.

Pero como me dijo Tetiana: “Todo niño debería tener una familia”. Por eso la Fundación Olena Zelenska construye casas para familias de acogida tan numerosas. Para que todos los niños puedan tener un hogar, una familia, una madre.

Otra historia que me viene a la mente mientras les escribo desde Kiev trata sobre otro lado de esta guerra por las madres, pero termina menos felizmente.

Hace dos meses, los rescatistas recuperaron los cuerpos de dos vecinos -amigos- tras un ataque ruso a su casa en la estratégica ciudad portuaria de Odessa.

Los socorristas encontraron a Anna Gaidarzhy y Tetiana Kravets acunando a sus recién nacidos en brazos. Habían intentado utilizar sus cuerpos para proteger a Liza, de 7 meses, y a Timofey, de 4 meses, del golpe mortal de un misil ruso. Sus hijos mayores que sobrevivieron ahora están huérfanos.

Uno de los desafíos más difíciles para los padres en Ucrania hoy en día es el sentimiento de impotencia. De no poder proteger a tus hijos ni física ni emocionalmente.

Ahora en Ucrania, cada madre debe armarse de valor ante la pregunta, “mamá, ¿vamos a morir hoy?”, cuando suena la alarma antiaérea en su ciudad, a veces varias veces al día. ¿Qué puede hacer una mamá cuando no puede hacer nada? Cuando ella misma se asustó. ¿Cómo puedes hablar con tu hijo sobre la amenaza para que crezca sin traumas?

Estamos tratando de luchar contra esta creciente crisis de salud mental. El programa “¿Estás bien?” fue creado para permitir un futuro en el que, con suerte, tanto los padres como los niños algún día puedan responder honestamente a esa pregunta con: “Estoy bien”. Su objetivo es evitar que los niños sigan siendo “hijos de la guerra” por el resto de sus vidas.

Al igual que la mayoría de las mamás en Ucrania, tengo una aplicación antiaérea en mi teléfono que emite sonidos inquietantes cuando suena la alarma. Y como todas las madres, me preocupa que sólo una parte de los niños de Ucrania vayan a la escuela debido a los ataques, e incluso esos niños que van a la escuela con frecuencia deben estudiar en refugios antiaéreos subterráneos.

Hablar de mí es lo más difícil. Pero mi única receta para ser mamá durante la guerra es ser sincera y ejemplo de amor y cuidado. Es para enseñar a mis hijos la necesidad de cuidar de los demás porque es por eso que todos nos aferramos a la guerra. Se trata de esperar que la guerra siga siendo sólo un episodio en la vida de nuestros hijos. Que disfrutarán de una vida normal después para borrar ese trauma.

Por eso mi petición hoy es que recuerden estas historias. Compártanlas. Exijamos que nuestros niños sean devueltos a Ucrania.

Hoy en día, cada madre ucraniana es parte de un gran muro que mantiene a raya la agresión rusa contra el mundo.

Hay fragmentos de misiles y balas en sus corazones, y detrás de sus espaldas hay niños, y no sólo sus propios hijos.

Esto se debe a que, en un mundo civilizado, no hay hijos de otras personas.

Por La Redacción
Fuente: Infobae