Santo Domingo, República Dominicana • Jueves 22 de Febrero, 2024
jueves 18 agosto, 2022

Ataque mezquita deja 26 muertos en Kabul; en Argelia 26 se incendian

La filial del grupo Estado Islámico en el país ha redoblado sus ataques contra el Talibán y los civiles desde que los antiguos insurgentes tomaron el control a finales de agosto, cuando las tropas estadounidenses y de la OTAN ultimaban su retirada del país. EI se atribuyó la semana pasada el asesinato de un destacado clérigo talibán en su centro religioso en Kabul.

Kabul.- Un ataque en una mezquita de Kabul dejó 21 muertos, incluido un clérigo influyente, y 33 heridos, según indicó el jueves un portavoz de la policía talibán.

Nadie reclamó la responsabilidad del atentado del miércoles por la noche, que se suma a otros ataques en el país en el año desde que el Talibán tomó el control. Entre los heridos había varios niños, según reportes.

La filial del grupo Estado Islámico en el país ha redoblado sus ataques contra el Talibán y los civiles desde que los antiguos insurgentes tomaron el control a finales de agosto, cuando las tropas estadounidenses y de la OTAN ultimaban su retirada del país. EI se atribuyó la semana pasada el asesinato de un destacado clérigo talibán en su centro religioso en Kabul.

Khalid Zadran, vocero del jefe de policía de la capital afgana, dio las cifras a The Associated Press tras la explosión del miércoles en la mezquita suní.

Un agresor suicida provocó la explosión, según un testigo residente del barrio de Kher Khanna donde estaba la mezquita de Siddiquiya. El clérigo asesinado era el mulá Amir Mohammad Kabuli, según el testigo, que habló bajo condición de anonimato porque no estaba autorizado a hablar a los medios.

El vocero talibán Zabihullah Mujahid condenó la explosión y prometió que los “responsables de estos delitos pronto serán llevados ante la justicia y serán castigados”.
Se temía que las cifras de víctimas pudieran subir.

Periodistas de AP pudieron ver la mezquita de tejado azul desde una colina cercana. Había camionetas policiales y otros vehículos estacionados en el lugar, y varios hombres cargaban un ataúd con una víctima del ataque.

Una invasión liderada por Estados Unidos derribó el gobierno talibán anterior, que había acogido en Afganistán al líder de Al Qaeda, Osama bin Laden, tras los ataques del 11 de septiembre de 2011 en Estados Unidos.

Desde que regresaron al poder, los antiguos insurgentes han enfrentado una dura crisis económica, ya que la comunidad internacional, que no reconoce al gobierno talibán, ha congelado el financiamiento al país.

Por otro lado, el Talibán confirmó el miércoles que había capturado y matado a Mehdi Mujahid en la provincia occidental de Herat cuando intentaba cruzar la frontera a Irán.

Mujahid era un antiguo comandante talibán en el distrito de Balkhab, en la provincia norteña de Sar-e-Pul, y el único miembro de la minoría chií Hazara en la jerarquía del grupo.
Mujahid se volvió contra el Talibán en el último año tras oponerse a decisiones tomadas por los líderes en Kabul.

Mientras que en Argelia, varios incendios en los bosques del este de Argelia han matado a 26 personas, según un “reporte provisional” del ministro del Interior del país norteafricano.

La mayoría de las víctimas murieron en la región de El Tarf, cerca de la frontera con Túnez y donde se encontraron 24 cuerpos, ocho de ellos en un autobús público que se vio sorprendido por las llamas cuando viajaba por una región montañosa.

El ministro del Interior, Kamel Beldjoud, también dijo el miércoles por la tarde en la televisión pública que dos personas habían muerto en la región de Setif, unos 300 kilómetros (185 millas) al este de Argel.

Sólo el miércoles se declararon 39 fuegos en 14 regiones, señaló, 16 de ellos en El Tarf. Desde principios de agosto han ardido 3.200 hectáreas (más de 12 millas cuadradas) de bosques y matorrales, añadió.

El presidente, Abdelmadjid Tebboune, expresó su solidaridad con las víctimas en un mensaje de condolencias. El estado empleará “todos los medios humanos y materiales” para poner fin a los incendios y que las familias de los fallecidos y las que habían visto sus hogares afectados “reciban compensación”.

Los grandes incendios del año pasado mataron a 104 personas, 33 de ellos soldados. Las autoridades argelinas arrendaron durante tres meses a Rusia una aeronave para combatir incendios.

 

 

 

 

Por La Redacción
Fuente: AP Noticias