Santo Domingo, República Dominicana • Miércoles 23 de Mayo, 2018

Prestemos atención a Pedernales

Sólo se puede describir como lamentable lo acontecido en la provincia Pedernales y su ultimátum contra los haitianos que allí habitan.

Contradictorio o no, pero dicha acción es producto de la inacción prolongada de las autoridades dominicanas.

Jamás seremos partidarios del “ojo por ojo”` y mucho menos de que las personas tomen la justicia por sus propias manos.

Si realmente dos haitianos, de quienes se dice son hermanos, fueron los que ultimaron la pareja de esposos compuesta por Julio Reyes Pérez y Neida Urbáez, es a la justicia a la que corresponde decidir su suerte.

Se podría entender la carga de indignación que pesa sobre ellos, pero lo que manda el momento es que la población pedernalense coopere con las autoridades dominicanas y haitianas para apresar a los sospechosos de este espeluznante crimen.

El fronterizo pueblo de Pedernales siempre ha vivido en tranquilidad y en buena convivencia con los haitianos que a diario cruzan hacia ese lado del país.

Darle 24 horas a los haitianos para que salgan de Pedernales tiene una sola lectura: falta de aplicación de la Ley de Migración.

Ojalá entendamos el mensaje. El conflicto llegó a un punto muy elevado y se corre el riesgo de que pueda estallar en cualquier otra comunidad del país.