Santo Domingo, República Dominicana • Viernes 25 de Mayo, 2018

Lo que nos faltaba, mujer apuñalada en un tribunal

Al parecer todo se ha salido de control.

Por más programas y llamados a la racionalidad, la violencia da la mala señal de que está conquistada socialmente.

Tania Herminia Noesí, de 33 años de edad, ha sido la nueva víctima. Su verdugo es Miguel Ángel Valerio Díaz, padre de sus hijos, quien reaccionó airadamente tras la fiscal, en pleno Juzgado de Paz, en Valverde, lo amenazó con dejarlo preso sino pagaba la manutención de sus vástagos.

Totalmente condenable la acción e inmensamente preocupante que un hecho de ese tipo se produzca en el lugar idóneo para disminuir conflictos.

¿Cómo se le permitió a este hombre entrar a la sala de audiencia o el despacho de la fiscal armado con un puñal? Inexplicable, sencillamente.

Hoy la señora Noesí se debate entre la vida y la muerte en un centro de salud privado en la provincia Esperanza al recibir nueve estocadas de su expareja.

Que más nos falta por ver, pero sobre todo, qué otra cosa necesitamos para buscar remedio a una sociedad que luce enferma.